La Gran Somalia no se rompió en 1991

Somalia

El artículo “Somalia rompe relaciones diplomáticas con Kenia tras la reciente visita oficial de Somalilandia a Nairobi”, publicado en el medio Europa Press el 15 de diciembre de 2020, aborda la situación de ruptura vivida entre los dos países por varias desavenencias, pero sobre todo por las relaciones que mantienen Somaliland y Kenia.

Somaliland es una región independiente de facto, pero no reconocida por ningún país del mundo, y que Somalia considera una parte integrante de su territorio a pesar de que cuenta con Constitución, sistema político y moneda propia y actúa, desde 1991 de forma completamente autónoma.

En este artículo se dice expresamente que la independencia de Somaliland de 1991 provocó la ruptura de la “Gran Somalia”. Esta afirmación resulta ser errónea. La Gran Somalia era un proyecto irredentista que nunca llegó a consolidarse y que defendieron los diferentes gobiernos de Somalia desde la independencia en 1960. Su objetivo era la unificación de todos los pueblos somalíes del Cuerno de África, por lo que la Gran Somalia no sería sólo la unión de Somaliland (que fue un protectorado británico) y el resto de Somalia (colonia italiana), sino que también buscaba unir a las poblaciones del North Eastern Province de Kenia, el Ogaden y el Haud de Etiopía y la región sur de Yibuti.

De este modo, lo ocurrido en 1991 es una ruptura del Estado de Somalia, pero no de la Gran Somalia que comprende un espacio territorial mucho más amplio.

Referencias: 

(1) ARCONADA LEDESMA, Pablo, “La Gran Somalia: el fracaso de un sueño”, El Diario.es, 31 de marzo de 2014. Disponible en: https://www.eldiario.es/desalambre/gran-somalia-fracaso-sueno_1_1165322.html

(2) BARNES, Cedric, “The Somali Youth League, Ethiopian Somalis and the Greater Somalia Idea, c.1946–48”, Journal of Eastern African Studies, 1(2), 2007, pp. 277-291.

(3) ARCONADA LEDESMA, Pablo, “From irredentism to state disintegration. Greater Somalia during Siad Barre Regime”, Revista Universitara de Sociologie, 1 (2018), pp. 94-105.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.