No todo lo que lleva el apellido Duero es Ribera

20220125_Ribera del Duero

En esta noticia de El Español se afirma que un lujoso hotel situado en Sardón de Duero (Valladolid) se encuentra situado en plena milla de oro de la Ribera del Duero, sin embargo, esta información es errónea.

Es cierto que las aguas del río hispano-luso pasan a escasos metros de la recepción del hotel, pero esa no es una condición suficiente para ser parte de la Ribera del Duero. Cuando nos encontramos con el término «Ribera del Duero» pueden estar refiriéndose a conceptos geográficos (o comerciales) diferentes, pero ninguno coincide con la situación de este emplazamiento hotelero.

En primer lugar, la Ribera del Duero es una Denominación de Origen vitivinícola situada entre las provincias de Soria, Segovia, Burgos y Valladolid, con una extensión aproximada de 115 km en línea recta desde San Esteban de Gormaz (Soria) hasta Quintanilla de Onésimo (Valladolid) y con una anchura de unos 35 km. En este territorio están incluidas más de 100 localidades, pero Sardón de Duero no se encuentra entre ellas ya que sobrepasa sus límites por el oeste.

Por otro lado, el término Ribera del Duero puede referirse a la comarca burgalesa de la Ribera del Duero. Esta subdivisión de la provincia de Burgos coincide con el territorio burgalés que forma parte de la Denominación de Origen, pero tiene un mero sentido administrativo a nivel provincial. Sardón de Duero se encuentra en Valladolid, por tanto, no puede ser parte de esta comarca.

El sentido de utilizar el apellido «Ribera del Duero» es publicitario, pero ya vemos que en esta ocasión resulta engañoso. Como es conocido, esta Denominación de Origen ha posicionado sus vinos entre los de mayor calidad a nivel mundial y, por tanto, cualquier relación con esta organización será positiva para la marca. Precisamente, el establecimiento hotelero protagonista de la noticia cuenta con un amplio viñedo, una marca de vinos propia y ofrece experiencias enoturísticas.

Por último, en relación con el vino, es necesario puntualizar que ni siquiera todas las botellas producidas en las localidades que forman parte de la Denominación de Origen de la Ribera del Duero pueden ser consideradas «riberas». Solo aquellos que sigan las normas de elaboración y calidad que marca el Consejo Regulador pueden llevar la contraetiqueta de la Ribera del Duero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.