Soledad Becerril, primera mujer ministra de la democracia postfranquista

20210302_Soledad

La noticia que vamos a analizar a continuación fue publicada el 13/07/2005 en la sección de Historia de la página web elmundolibro.com, a cargo del diario El Mundo, con motivo de la presentación de un libro escrito por Irene Lozano sobre la política Federica Montseny, cuya figura ya ha sido abordada en una verificación publicada por el PID-ALFA el 03/02/2021, y donde se demuestra que no fue la primera mujer en convertirse ministra de Europa. De nuevo, el titular de esta noticia recoge erróneamente esta información que ya fue desmentida hace unas semanas.

Sin embargo, en el cuerpo del texto se detecta otro desliz relativo a la cronología histórica. Se trata de una frase entrecomillada que el periodista (no figura su nombre) atribuye a Elena Salgado, ministra de Sanidad y Consumo en aquel momento, que acudió al acto de presentación del libro en sustitución de la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega. La frase dice literalmente así: «Tuvieron que transcurrir 47 años para que otra mujer ocupara un puesto en el Consejo de Ministros español, cuando Soledad Becerril fue nombrada ministra de Cultura en 1983». Esta aseveración no es correcta puesto que Soledad Becerril fue designada para ocupar esa cartera en diciembre de 1981, en un gobierno de la UCD, bajo la presidencia de Leopoldo Calvo-Sotelo. Su andadura al frente del ministerio de Cultura duró un año, hasta diciembre de 1982, coincidiendo con el triunfo electoral del PSOE. Y, por lo tanto, no son 47, sino 45 los años transcurridos desde que Montseny alcanzara el ministerio de Sanidad (1936).

Entendemos que el error es atribuible a la señora Salgado, aunque parte de la responsabilidad recae sobre el periodista que se limitó a publicar y transcribir la frase sin contrastar la información. Tan sólo hubiese bastado una comprobación de unos segundos en internet. Esto nos puede servir para no aceptar automáticamente como válidas las declaraciones de cualquier personaje de la esfera pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.